Artículos

Islandia
Observaciones sobre flora y fauna


Lázaro Sánchez-Pinto
Asociación Viera y Clavijo. Agosto 2006

1

página

> 2 3 4.....

Vamos a recordar los aspectos más importantes y que más nos llamaron la atención sobre las plantas y los animales que tuvimos la oportunidad de reconocer y observar durante las tres semanas que duró nuestro viaje por Islandia. Antes de partir se incluyó en la página web de la asociación y en el cuadernillo dedicado a este curso de campo, un resumen sobre la flora islandesa y una serie de imágenes de las aves más comunes en la isla, junto con otros artículos dedicados a geología, historia, etc.

  • Islandia
    Islandia

En Islandia se conocen unas 440 especies silvestres de plantas con flores, de las que aproximadamente el 80% son nativas, esto es, llegaron por sus propios medios. Las demás fueron introducidas de forma voluntaria ó involuntaria, y posteriormente se naturalizaron. Como dato curioso, el 97% de toda la flora islandesa también se encuentra en Noruega, de donde procedían los primeros vikingos que colonizaron la isla en el siglo IX. No existen especies endémicas, exclusivas de Islandia, entre otras razones, porque no han tenido tiempo de evolucionar, ya que hasta hace unos pocos miles de años toda la isla estaba cubierta por enormes masas de hielo.

Algunos botánicos, sin embargo, creen que la eufrasia cálida (Euphrasia calida), una planta diminuta que crece en zonas donde afloran aguas termales, debe considerarse como especie endémica. Morfológicamente es muy parecida a la eufrasia frígida (Euphrasia frigida), que es bastante común en la isla. Aunque buscamos y rebuscamos esa joyita botánica en los muchos lugares de aguas termales que visitamos, no logramos encontrarla. Reconocimos muchas frígidas, pero ninguna era cálida, en sentido botánico, claro está. Casi al final del viaje recolectamos una planta de características similares a las del supuesto endemismo en un lugar inesperado: una rotonda en la ciudad de Hveragerei, pero las dudas sobre su validez taxonómica persisten.

Desde el punto de vista botánico, sorprende la escasez de árboles silvestres en toda la isla. Sólo en unas pocas zonas, como el Parque Nacional de Skaftafell o la región de Egilsstadir, se conservan algunos vestigios de los bosques originales, con árboles y arbustos nativos. El resto de las arboledas son producto de las repoblaciones forestales que se vienen realizando desde hace unos cien años, en las que se han empleado tanto árboles autóctonos como introducidos.

En conjunto, la superficie forestal actual apenas supera los 1.200 km2. Se cree que antes de la colonización, hace unos 1.100 años, los bosques ocupaban casi la mitad de las tierras situadas por debajo de los 400 metros sobre el mar. Su desaparición se atribuye a las intensas talas para obtener leña y madera, y ganar terrenos de pasto para el ganado. Es probable que algunos de esos antiguos bosques también se vieran afectados, en mayor o menor medida, por las numerosas erupciones volcánicas y por algunos cortos periodos glaciales que se han producido en el transcurso de los últimos mil años.

  • Hojas y frutos del abedul blanco
    Hojas y frutos del abedul blanco

En las zonas boscosas y, en general, en toda la isla, el árbol más abundante es el abedul blanco (Betula pubescens), que llega a alcanzar los 10-12 m de altura, aunque la mayoría de los ejemplares son arbustos. También es muy común el sauce hermoso (Salix callicarpaea), una especie de origen americano, que puede medir hasta 10 m de altura, pero generalmente presenta un porte arbustivo. Otra especie de este género, el sauce hoja de té , también de porte arbustivo, forma densos manchones en los bordes del bosque. Estas tres especies se cultivan como plantas ornamentales y son muy frecuentes en jardines, parques, avenidas, etc.

  • Ejemplar viejo de abedul blanco (Betula pubescens)
    Ejemplar viejo de abedul blanco (Betula pubescens)
  • Inflorescencias y hojas del sauce hermoso
    (Salix callicarpaea)
  • Inflorescencias y hojas del sauce hoja de té (Salix phylicifolia)
    Inflorescencias y hojas del sauce hoja de té
    (Salix phylicifolia)
  • Hojas y frutos del serbal de los cazadores (Sorbus aucuparia)
    Hojas y frutos del serbal de los cazadores (Sorbus aucuparia)

El serbal de los cazadores (Sorbus aucuparia) es otro árbol nativo, de porte robusto y hasta 20 metros de altura. También es muy común en los jardines, sobre todo en Reykiavik, pero bastante raro en la naturaleza.

En el sotobosque crecen ejemplares aislados del cedro común (Cedrus communis), que suele presentar un porte achaparrado, junto con otras matas relativamente abundantes que, en verano, destacan por sus llamativas flores, como un geranio de flores malvas (Geranium sylvaticum) o un ranúnculo de brillantes flores amarillas (Ranunculus repens), emparentado con la morgallana de Canarias (Ranunculus cortusifolius).

  • Cedro común (Cedrus communis)
    Geranio silvestre (Geranium sylvaticum)
  • Ranúnculo (Ranunculus repens)
    Ranúnculo (Ranunculus repens)
  • Cedro común (Cedrus communis)
    Cedro común (Cedrus communis)
    de porte achaparrado
2 3
4