Artículos

Islandia
Observaciones sobre flora y fauna


Lázaro Sánchez-Pinto
Asociación Viera y Clavijo. Agosto 2006

1 2 <
página
> 4..........

3

En las zonas de pastizales y matorrales bajos viven varias especies de aves terrestres, probablemente porque allí disponen de una gran variedad de frutos silvestres, además de insectos, larvas, restos del ganado, etc. Aparte de la lavandera blanca, las que vimos con mayor frecuencia fueron el cuervo (Corvus corax), solo o en grupos, la perdiz nival (Lagopus mutus), siempre en bandadas de varios individuos, y el chochín (Troglodytes troglodytes). Aunque en menos ocasiones, también vimos la bisbita común (Anthus pratensis), pariente de nuestro caminero, y el escribano nival (Plectrophenax nivalis). La única rapaz que identificamos fue el esmerejón (Falco columbarius), parecido al cernícalo.

  • Cuervo (Corvus corax)
    Cuervo (Corvus corax)
  • Perdiz nival (Lagopus mutus)
    Perdiz nival (Lagopus mutus)
  • Chochín (Troglodytes troglodytes)
    Chochín (Troglodytes troglodytes)
  • Bisbita común (Anthus pratensis)
    Bisbita común (Anthus pratensis)
  • Esmerejón (Falco columbarius)
    Esmerejón (Falco columbarius)
  • Escribano nival (Plectrophenax nivalis)
    Escribano nival (Plectrophenax nivalis)

Los numerosos lagos y lagunas repartidos por toda la isla constituyen el hábitat de muchas anátidas y otras aves ulceacuícolas.Entre las más comunes se encuentran el cisne cantor (Cygnus cygnus), el ánsar común (Anser anser) y la cerceta común (Anas crecca). En algunas lagunas costeras vimos colonias del eider (Eider mollisima), una especie de pato con cuyo plumón se rellenan las mejores almohadas del mundo.

  • Los cisnes cantores son muy comunes en los lagos y lagunas
    Los cisnes cantores son muy comunes en los lagos y lagunas
  • Eider (Eider mollisima)
    Eider (Eider mollisima)
  • Cerceta común (Anas crecca)
    Ánsar común (Anser anser)
  • Ánsar común (Anser anser)
    Cerceta común (Anas crecca)

En los altiplanos del interior de la isla (“highlands”), el clima es muy duro, y eso se refleja claramente en la vegetación, que es mucho más escasa y pobre que en cotas inferiores.

  • Desierto volcánico en el altiplano
    Desierto volcánico en el altiplano

De hecho, hay grandes extensiones de terreno –casi la mitad de la superficie total de la isla- que son auténticos desiertos cubiertos de cenizas volcánicas, en los que apenas se aprecian vestigios de vida. Pero no todo el altiplano es estéril; algunas zonas presentan cobertura vegetal, aunque en su composición participan pocas plantas con flores, sólo las capaces de soportar esas condiciones ambientales tan extremas.

Los musgos y los líquenes juegan un papel muy importante en la evolución del paisaje vegetal de Islandia, ya que son capaces de colonizar terrenos inhóspitos para otras plantas. En las zonas hiperhúmedas, los musgos del género Racomitrium tapizan los malpaíses de escorias volcánicas, formando una capa gruesa y blanda como un colchón. Las partes inferiores de esa capa son fibras muertas de los mismos musgos, que no se pudren debido al intenso frío que impide la proliferación de las bacterias de la putrefacción.

  • Ovejas pastando en el altiplano
    Ovejas pastando en el altiplano

La maraña de fibras actúa como un aislante térmico del exterior, y eso permite el crecimiento de raíces de otras plantas menos adaptadas al frío. Los vikingos aprovecharon esa formidable propiedad aislante de los musgos Racomitrium, empleando bloques compactos de fibras secas para cubrir el techo y los muros de sus viviendas.

Los malpaíses de las zonas áridas del interior de la isla son colonizados por determinadas especies de líquenes, la mayoría del género Stereocaulon, igual que ocurre en Canarias y en otras regiones volcánicas de todo el mundo.

El más común es el llamado liquen de las lavas (Stereocaulon vesuvianum), cuyo nombre científico se refiere concretamente al Vesuvio, el famoso volcán de Nápoles. En Islandia se conocen más de 700 especies diferentes de líquenes, y están presentes en todos los ecosistemas, aunque muchos están tan mimetizados en su entorno que no se reconocen. Otros, por el contrario, destacan en el paisaje cubriendo las rocas con sus vivos colores.

En Islandia no hay reptiles ni anfibios. El único mamífero terrestre nativo es el zorro ártico (Alopex lagopus). Los demás mamíferos silvestres fueron introducidos voluntariamente o de forma accidental.

  • Liquen de las lavas (gris)
    Liquen de las lavas (gris)colonizando un
    malpaís del altiplano islandés
  • Los líquenes dan color y vida a las rocas
    Los líquenes dan color y
    vida a las rocas
  • Casa rural islandesa cubierta con bloques de fibras de musgo
    Casa rural islandesa cubierta con
    bloques de fibras de musgo
  • El ponente Lasar descansando sobre
    El ponente Lasar descansando sobre
    un mullido tapiz de Racomitrium

Entre éstos se encuentran dos especies de ratones, el reno (Rangifer tarandus) y el visón (Mustela vison). Ocasionalmente arriban a la isla algunos murciélagos transportados por el viento, así como algún que otro oso polar sobre témpanos de hielo. Los renos pueden cazarse en ciertas temporadas del año y, por lo que nos dijeron, parece que son relativamente abundantes en las regiones interiores del Este de la isla.

El visón fue introducido en explotaciones granjeras por su cotizada piel. La población actual, estimada en varios miles de individuos, procede de unos cuantos ejemplares que escaparon de una granja en 1939.

  • Zorra adulta (cola larga) con su cachorro
    Zorra adulta (cola larga) con su cachorro
  • Madriguera con varias entradas
    Madriguera con varias entradas

Tuvimos la oportunidad de ver una zorra del ártico con sus crías, que había construido su madriguera cerca de una casa forestal en la región de Skaftartunga, al Este del glaciar Myrdalsjoküll. El cercano contacto con los guardas, que les proporcionan comida, hizo que perdieran el miedo y se acostumbraran a su presencia, y así pudimos disfrutarlos y fotografiarlos a gusto.

1 2 <
página
> 4