La Oliva

www.fuerteventuranet.comp

Superficie
:
356,13 kilómetros cuadrados (21,46% de la superficie de Fuerteventura).
Altitud: 219 m (capital municipal), 250 m (Vallebrón), 4 m (El Cotillo).
Distancia por carretera: 23 kilómetros de la capital de la isla.

El municipio de La Oliva, como su topónimo indica, debe su nombre a la existencia de olivos que en otros tiempos crecieron en su entorno. La Oliva, como todos los municipios de la Isla dispone de dos zonas diferenciadas; costa y medianía.

Su capital se encuentra en el interior a 219 metros de altitud. El término municipal de La Oliva está considerado actualmente como uno de los municipios turísticos de extraordinario porvenir en la región. Está galardonado con el Premio Nacional Conde de Guadalhorre, sin duda bien merecido por la admiración que causa la belleza, de sus calles, plazas y edificios públicos.

La Oliva, que fuera capital de Fuerteventura hasta 1880, fue el centro de la vida política y social de lo que son vivo testimonio las edificaciones señoriales, entre las que destaca no sólo sobre la arquitectura de la zona sino de la insular ,

La Casa de los Coroneles,
excepcional ejemplo de arquitectura colonial.

Fundada en 1650 por la familia Cabrera Bethencourt, cuyo escudo de armas todavía se contempla en el Pórtico de la fachada principal. Denominada por los lugareños "Casa de la Marquesa", fue residencia de los jefes de las milicias majoreras así como su acuartelamiento. A decir de la gente del lugar "tiene tantas puertas y ventanas como días tiene el año", todavía hoy se percibe en el entorno su carácter señorial e histórico, especialmente en su iglesia en la que se conserva un valiosísimo retablo de Juan de Miranda.

El municipio abarca toda la zona Norte de la isla, incluyendo entre sus maravillas naturales el Parque Natural de las

Dunas de Corralejo e Isla de Lobos
, con increíbles y evocadores paisajes de arenas doradas y hermosísimas playas de aguas transparentes de sorprendentes tonos azules y turquesas, además de la magnífica formación volcánica de Bayuyo, auténtica prolongación geológica de la isla, visitable a través de los senderos trazados al efecto.

Las Dunas de Corralejo fueron declaradas Parque Natural el 15 de Octubre de 1982 por decreto del Gobierno de Canarias, debido al interés científico cultural, faunístico y turístico que representan, incluido el Islote de Lobos y la Lagunilla, con una superfcie total de 29,36 Km2 y un relieve variable de 0 a 50 metros de altura de finísima arena blanca que goza de una estrecha protección.

De la variada flora autóctona que pobla las Dunas de Corralejo destacamos el Balancón (traganum moquini), Higuerilla (euphorbia paralias), Meloja (ononis natrix), Pata de Conejo (polycarpea nivea).

Destacan así mismo, esta vez por su inefable sabor marítimo,

la Torre del Tostón
, del siglo XVIII, la exquisita cordialidad de los moradores de El Cotillo y la versatilidad de sus playas, que permiten desde el relax más absoluto hasta la práctica de cualquier deporte acuático, si bien Corralejo y sus fantásticas playas son las zonas del municipio mejor dotadas de infraestructura para la práctica de deportes como el windsurfing, jet sky, submarinismo... etc., a lo que se suman las perfectas condiciones de temperatura, transparencia y fondo de su mar.

Casa de Los Coroneles

La Casa de los Coroneles se encuentra situada en La Oliva, destacando sobremanera por sus magnitudes arquitectónicas y por el significado histórico en el ámbito socio-económico de la Isla de Fuerteventura. Está ubicada en medio de un vasto llano que limitan el lomo del Pájaro, la Montaña del frontón, la Montaña de Escanfraga, y el Volcán de la Arena, origen del Malpaís de mismo nombre. En concreto al sur del núcleo urbano de La Oliva, con la Montaña del Frontón al fondo; el entorno de las edificaciones es completamente llano, surcado tan sólo por los caños que conducen el agua a las diferentes zonas de cultivo, las paredes de piedra de los cercados, y las serventías y viales.

El edificio

Dentro del Conjunto se pueden definir cinco tipos de espacios diferentes:
1.- La plaza de armas frente a la Casa limitada al norte por el aljibe, un terreno rectangular de 75 x 55 metros.
2.- El conjunto de edificaciones tradicionales, formado por dos espacios que encierran los dos subgrupos edificatorios, con marcado carácter estancial.
3.- Las caballerizas. Cerco rectangular de 87 x 40 metros, de paredes de piedra seca con dos accesos principales.
4.- La explanada de actos que situamos en la parte norte del aljibe, que ha servido de fuelle de protección del conjunto.
5.- El rededor agrícola.
El edificio de trata de un volumen cuadrangular de, aproximadamente 42 metros de lado, y dos plantas de altura, horadado por tres patios de los cuales, uno es la rótula mediante la que se articula todo el resto de dependencias, y los otros son superficies de servicio y/o de apoyo a las labores agrícolas.
Dentro del volumen destacan las dos almenas laterales que conforman la composición de la fachada principal destacando como dos cuerpos almenados, sobre el resto de las cubiertas de cuatro aguas.

Reseña histórica

La Conquista de Fuerteventura finalizó en 1403, y Betancuria, lugar recóndito, escondido en un valle que previene de los ataques piráticos y razzias de los vecinos del continente africano, fue el lugar escogido para capital, y desde ella se gobierna La Isla. Fundada la capital, Pájara, al sur de Betancuria, y La Oliva, al Norte, formaran la primigenia espina dorsal de Fuerteventura.

La creación de las milicias de Fuerteventura en 1708, conlleva el nombramiento de la figura del Coronel, que pasará de residir en Betancuria a La Oliva. La Corona, los reyes castellanos, comienzan a aunar esfuerzos que equilibre el poder de los Señores. La familia Arias de Saavedra, que hereda de generación en generación, el Señorío de Fuerteventura, no reside en La Isla; se han establecido en Tenerife y cada vez son menos frecuentes las visitas.

En este marco, el poder militar, que también está en manos del Señor de la Isla, pasa, poco a poco, a los Coroneles. El primer Coronel de las Milicias fue D. Pedro Sánchez de Dumpierrez.
A partir del siglo XVIII, los Coroneles no sólo ostentarán el poder militar, sino que pasará a sus manos el poder civil, nombrando o destituyendo los cargos del Cabildo, convirtiéndose en los verdaderos terratenientes. El nombramiento de Coronel se convierte en vitalicio y hereditario.

A lo largo del siglo XIX, las nuevas coyunturas económicas, políticas y sociales, marcan el lento deterioro del poder militar en Fuerteventura, Poblaciones de nueva planta como Puerto Cabras y Antigua van adquiriendo importancia como núcleos poblacionales. Los Coroneles perderán el poder político-militar, no así el económico, que mantendrán aún después de la desaparición del cargo.