"Aspectos geológicos,botánicos y ecosistemas de La Gomera"

Monumentos naturales en La Gomera

Monumento Natural de los Roques

Rubén Naranjo,

www.aytossgomera.com

Este espacio se encuentra incluido dentro del Parque Nacional de Garajonay y constituye un enclave de gran interés científico por albergar elementos naturales de singularidad, valor paisajístico y enorme significación para la isla. Además contiene numerosos endemismos con especies catalogadas y protegidas, como Echium acanthocarpum o el Senecio gomero (Senecio hermosae), que tienen aquí una de las pocas localidades donde se conservan.

Este Monumento Natural de Los Roques es por definición área de sensibilidad ecológica a efectos de lo indicado en la Ley 11/1990, de 13 de julio, de Prevención de Impacto Ecológico.
En el año 1994 fue declarado Monumento Natural, solapándose por la parte sur con la Reserva Natural Integral de Benchijigua.

Físicamente, se encuentra ubicado en la parte alta del Barranco de Santiago, en el centro de la isla de La Gomera. A él se puede acceder por la carretera TF - 713 que une San Sebastián con Valle Gran Rey.

Los Roques que lo conforman son los Roques de Ojila, Agando, Zarcita y Carmona, muestras espectaculares de vulcanismo intrusivo, excavadas por la erosión, siendo la manifestación más espectacular de este conjunto el Roque de Agando, de 1251 m de cota, localizado en el margen izquierdo de la cabecera del Barranco de Benchijigua, mientras que Ojila y la Zarcita se ubican sobre las laderas del margen derecho del Barranco de La Laja.

Para disfrutar de este entorno natural existen rutas organizadas de senderismo y miradores como Zarcita, Carmona, etc, dignos de visitar por sus espectaculares vistas.

Roque Agando

Rubén Naranjo

Presidiendo la caldera de Benchijigua, próximo a la degollada del Tanque, que separa esta amplia depresión del barranco de La Laja, se encuentra este singular pitón fonolítico, cercano a la entrada sureste del Parque Nacional de Garajonay. Ya en los límites definidos por dicha área protegida, se alzan otra serie de roques: Ojila, La Zarcita y Carmona; que constituyen uno de sus espacios de mayor valor geomorfológico y paisajístico- Estas formas volcánicas, conocidas por domos, no son otra cosa que agujas que se emplazan en la boca de salida de un conducto volcánico, a modo de tapón.

Al intruirse ya en estado pastoso, son visibles las estrías verticales de arrastre. Posteriormente, la actividad erosiva se encarga de poner al descubierto estos materiales, haciendo desaparecer las rocas en que se habían intruido. En este caso, se encuentran atravesando Basaltos Antiguos.

En lo referente a la vegetación, los roques constituyen un lugar donde se asientan importantes comunidades rupícolas, de gran diversidad florística. Además, en las fisuras y rellanos aparecen otras especies de distribución más general. Adaptadas a vivir en estas particulares condiciones ecológicas, y a pesar de la proximidad espacial y de su similitud geomorfológica, se observan algunas diferencias significativas en cuanto a las especies presentes en unos y otros.

En Agando, es posible señalar la presencia del pino canario (Pinus canariensis), así como del cedro (Juniperus cedrus), brezo (Erica arborea) y la faya (Mirica faya). Sin embargo, no aparece representado el madroño (Arbutus canariensis), que sí lo está en el roque de Ojila, aunque en éste no se encuentran pinos. Entre la amplia variedad de especies se pueden señalar la presencia de varios veroles (Aeonium saundersii, A. spathulaturn, A. rubrolineatum), jara (Cistus monspeliensis), magarza (Argyranthemum callichrysum).

Aún se aprecian los efectos del incendio que afectó a esta parte de la isla, en septiembre del año 1984, aunque la vegetación evidencia encontrarse en una avanzada etapa de recuperación. Precisamente en una explanada, junto al roque, se encuentra un monumento que recuerda a las 20 personas tallecidas, mientras colaboraban en las tareas de extinción del mencionado fuego

La presencia aborigen es constatable en la zona, que formaba parte de la demarcación de Hipalán, señalándose el emplazamiento de varias cabañas, tanto en Agando, como en Ojila y La Zarcita.

Bibliografía: Pérez, P.L., et al. (1990): Parque Nacional de Garajonay, Patrimonio Mundial. ICONA-Excmo, Cabildo Insular de La Gomera. Madrid. Arozeria, ME. (1991): Los paisajes naturales de La Gomera. Ed. Excmo. Cabildo Insular de L Gomera. Sta. Cruz de Tenerife.

Monumento Natural del Barranco del Cabrito

www.aytossgomera.com

Ocupa las zonas media y baja del barranco del mismo nombre en el término municipal de San Sebastián, a una cota de altitud mínima de O m y máxima de 900 m y con una extensión de 1180 Ha. Se ubica en un área de semisotavento, por lo que predomina la vegetación xerófila y de costa, con abundantes euforbias y algunos palmerales. En su conjunto conforma una estructura geomorfológica profundamente desmantelada por la erosión.
El Monumento Natural es por definición área de sensibilidad ecológica a efectos de lo indicado en la Ley 11/1990, de 13 de julio, de Prevención de Impacto Ecológico, formando parte de los Espacios Naturales de Canarias desde 19 de diciembre de 1994.
Está situado al sur de la isla, pudiendo acceder a esta zona por la carretera que une Playa de Santiago y San Sebastián (TF - 713) a través de senderos. Comprende, además, dos barrancos: el de Juan de Vera y el de La Guancha, donde se encuentra el Roque de Magro.
Ubicado dentro de esta zona, en su cabecera, se encuentra el Roque del Sombrero con una altitud de 672 m y, si descendemos por dicha cuenca, nos encontramos con un paisaje peculiar de gran tipismo, donde no faltan elementos destacados como las crestas y roques de interfluvios. En el seno del mismo y, aprovechando las terrazas de plataneras, se encuentra una explotación agrícola de carácter ecológico.
El acceso a este paraje se hace por senderos como se indicó anteriormente o por vía marítima, pudiendo recalar las embarcaciones en un pequeño muelle que posee la playa del mismo nombre: la playa del Cabrito

Barranco de la Guancha

www.aytossgomera.com

Se encuentra en la parte sudeste del municipio, siendo junto al Barranco de Juan de Vera, un Espacio Natural Protegido dentro del Monumento Natural de El Cabrito. Sus principales accidentes topográficos son el Roque de Magro, con una altitud de 691 m, y el Roque Blanco, a 353 m, más próximo a su desembocadura. Con este nombre también se conoce a la playa donde desemboca, la playa de La Guancha.

Barranco de Juan de Vera

www.aytossgomera.com

Situado al sudeste del Barranco de La Guancha y desembocando en la cabecera del Barranco del Cabrito, junto al que constituye un espacio natural protegido dentro del Monumento Natural de El Cabrito. Es sin duda, el más desértico de La Gomera; en él se encuentra la mayor cantidad de terreno abandonado desde su parte baja hasta la zona alta de la Degollada de Peraza. Los principales accidentes topográficos de la zona son El Diente, el Roque de la Berruga, el Risco de La Fortaleza y las Cuevas de Chinea. En el desarrollo de su cauce se encuentra la presa de los Cocos realizada en basaltos antiguos y con una capacidad de 25.000 m³.

Los barrancos que configuran la cuenca del Cabrito constituyen un paisaje peculiar de gran tipismo, donde no faltan elementos destacados como las crestas y roques de interfluvios así como el palmeral de sus laderas. La paradisíaca playa que remata a la desembocadura ha sido durante varias décadas, un reclamo irresistible para excursionistas y bañistas amantes de la naturaleza. El curso del barranco está salpicado de palmeras, pitas y tuneras, y sus laderas conservan las terrazas de antiguas plantaciones. Predominan el tabaibal-cardonal y, en escarpes inaccesibles, hay plantas rarísimas en peligro de extinción como el Limonium Dendroides y Cheirolophus Sataratensis.

Playa del Cabrito

www.aytossgomera.com

Se encuentra entre la playa de La Guancha y la punta del Cabrito. Perteneció a una familia de San Sebastián hasta no hace muchos años, siendo adquirida, más tarde, por una comunidad de extranjeros para un proyecto de instalación de una comuna.

En la actualidad, en ella se encuentra una finca dedicada a la agricultura biológica con distintos árboles frutales y plataneras y un alojamiento rural de gran aceptación, de cuya gestión se ocupa una empresa constituida con capital alemán, la cual, mantiene el lugar aislado de cualquier carretera, mientras sus socios disfrutan de un enclave de paz y belleza que comparten con turistas dispuestos a pagar sus vacaciones en un apartado rincón como éste.

Aparte de los cultivos de regadío y las plantas ornamentales que crecen en este pequeño oasis, la vegetación del lugar la componen cardones, aulagas, damas, palmeras y más cerca de la costa, tarajales.